viernes, 6 de enero de 2017

Peenemünde: La ex-base secreta

Buenas noches a todos.

En la historia de la II Guerra Mundial hay un nombre mítico: Peenemünde, correspondiente a la base ultra secreta en la cual se diseñaban y producían las temibles V1 y V2. En estas entradas os contaré cómo llegamos hasta allí para visitarla cuando estaba recién abierta, de hecho, había muchas partes en restauración o nueva construcción. Todavía estaba vedado el acceso a muchos lugares, bien porque en ellos hubiera bombas aún pendientes de explotar (es claro que los aliados la bombardearon un sinnúmero de veces, por muy defendida que estuviera), o bien porque había restos de aparatos británicos derribados.


Pero vamos a ver primero que sabemos de Peenemünde:

En la wikipedia en castellano, desastroso

La página oficial del museo (Os podéis llevar la alegría de que algunos de los enlaces van a páginas sólo en alemán, para ambientar.

En Dark tourism  (un tanto siniestro)

Y aquí, más información turística

No hay otra información mucho mejor que digamos, pero si queréis buscar en google, aquí.

Cómo no, la presencia de las V2 nos pone en situación. En otra entrada hablaremos de las V1 y V2 específicamente.

Tras la guerra, Peenemünde continuó siendo base secreta de los soviéticos, pasando después a la Alemania comunista. Tras la caída del telón tardó en abrirse, imagino que por lo que significó la absorción de la estructura militar de la Alemania Oriental por la nueva Alemania unida. Esto sí que es un tema interesante también.

En cualquier caso, la base respiraba un aire siniestro aún cuando la visitamos, y teniendo en cuenta que allí padecieron y murieron decenas de miles de trabajadores esclavos, harán falta muchos turistas para que esa sombra se aclare. Lo que es vergonzoso es ver las evidencias de cómo Von Braun (si, el mismo que luego con los americanos dirigió la NASA con sus viajes a la Luna) y sus secuaces nazis se pegaban una vida de lujos y privilegios mientras dichos miles de esclavos sobrevivían en condiciones atroces. La historia nos la cuentan como quieren.

Bien, como introducción creo que ya está bien. Si os interesa os contaré la visita a la fábrica de las V, y veréis en qué condiciones se trabajaba y cómo se conservaba en el 2007, cuando la vimos.

Espero que os haya parecido interesante. Hasta la próxima entrada.

Y para despedirnos, un vídeo del museo en 2010